Inicio > Tarapacá, Ruta Arqueológica Histórica y Turística de Chile, Uncategorized > Tarapacá, Ruta Arqueológica Histórica Y Turística De Chile, Tercera Edición.

Tarapacá, Ruta Arqueológica Histórica Y Turística De Chile, Tercera Edición.

LAS FIESTAS PATRIAS DEL  IQUIQUE DE ANTAÑO.

La celebración de las fiestas de conmemoración  de nuestra independencia  obligó al hombre y a la mujer de la ciudad o de la pampa Salitrera a vestir sus mejores trajes, estas empezaban con las salvas a las ocho de la mañana y en ese momento se izaba la bandera nacional, por la tarde a las dieciocho horas nuevamente las salves indicaban la bajada de la bandera. Las bandas locales junto con las autoridades iban a bordo de los tranvías y al sonido de marchas militares invitaban a la ciudadanía para participar de las variadas actividades que se presentaban como los esperados clásicos en el ex club Sport, hipódromo que funcionó hasta 1936. En las canchas  interiores se enfrentaban los mejores clubes de futbol de la época, en los polígonos de la ciudad, había competencias de tiro al blanco en el sector de Cavancha. Pero lo más esperado era la parada Militar, con la presencia de los caballos y lanceros del regimiento Granaderos y su banda montada, así también los machos y mulas del Carampangue cargando su armamento pesado.

En muchas partes se realizaron las paradas militares, la pampa de Iquique, el club Sport Tarapacá, la calle Baquedano, la plaza Prat, la Avenida Balmaceda, el ex Estadio Municipal, la explanada frente al Ex regimiento Telecomunicaciones , la Avenida Héroes de la Concepción y en la Avenida Arturo Prat donde hoy está el monumento ecuestre de Bernardo O’Higgins. Antes de tener este monumento el, acto central se realizaba en la plaza Arturo Prat donde se colocó en la década de 1940 a 1950 un busto del Libertador. Pero el desfile se realizaba frente a las autoridades las que se colocaban en los altos del Teatro Municipal o en la Intendencia (palacio Astoreca).

Las ramadas se instalaban en la Plaza Condell y en la Plaza Manuel Mont (hoy Mercado Municipal) y posteriormente en la avenida Balmaceda  y lugares  diversos, los que hacían que todos se divirtieran con las cuecas tocadas con piano, guitarra, arpa y acordeón, fuera de las ramadas se instalaban puestos que ofrecían cazuela de aves, mote con huesillo, chocolate, tortillas de rescoldo, arrollado y chacolí. La gente también participaba de las carreras de caballo y de juegos populares. Posteriormente las ramadas se han instalado en diversos lugares como la avenida Balmaceda,  Cavancha, Parque comunal, avenida Héroes de la Concepción, Tadeo Haenke y desde un tiempo en Héroes de la Concepción con Tadeo Haenke.

Ya  no vemos las celebraciones  de otrora, las oficinas salitreras, los puertos  y los pueblos salitreros a excepción de  Pisagua, Pozo Almonte y Huara, ya no existen. Los Tarapaqueños se  preparaban para celebrar la independencia de la patria, era el día de liberación en que todos podían hacer lo que quisieran, la policía no detenía a nadie, no se oponían a nada. Desde el día 17 lucían las banderas chilenas, en las ramadas se cantaba, se bebía y también se peleaba. En algunos lugares eran comunes las varas de topear para que los caballos de los capataces mostraran su fortaleza sacando  de la vara al potro rival.El día 18 era saludado con salvas de dinamita que estremecían las oficinas salitreras, en los kioscos de las plazas tocaban las bandas de músicos o las estudiantinas, muchas  veces conformadas ambos grupos, por músicos Bolivianos o por ex soldados desmovilizados del ejército chileno después del término de la guerra en 1883.

Las fiestas patrias se celebraban gracias a la voluntad del dueño o administrador de la oficina salitrera, quien permitía la celebración de las fiestas incluso la de Perú y Bolivia, las cuales todos gozaban sin importar al país que pertenecía. Estas eran aprovechadas para el juego de azar, ya sea tirando cartas o dados sobre una manta en el suelo o para ir a los garitos de los chinos, especialmente en la estaciones del ferrocarril o yendo a apostar en las riñas de gallos clandestinas en algunos lugares  de la pampa. Pero no todo era diversión, también había que alimentarse, es así que las fonderas (ranchos pampinos o pensiones) preparaban sus mejores platos, la venta de las cazuelas, empanadas fritas y la popular “porotada” eran las más solicitadas.

También no podían faltar  los desfiles en los que participaban los escolares, instituciones diversas  (huasos)  y en las oficinas que los poseían, desfilaban los Scout con sus tropas completas.

Las fiestas eran animadas por músicos propios y muchos de ellos eran “enganchados sureños” los que le daban especial carácter al ambiente patriótico de las pampas salitreras.

Texto:RAÚL CORDERO ALANIS PROFESOR E INVESTIGADOR         HISTÓRICO

“Este proyecto Tarapacá, Ruta  Arqueológica Histórica y Turística de Chile es Financiado por el Fondo de fomento de medios de comunicación Gobierno Regional Tarapacá”.

Anuncios
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: